Las mascotas y los bebés no son incompatibles, pero se deben tener en cuenta una serie de factores a la hora de elegir la mascota más adecuada para cada hogar y, asimismo, para la edad y temperamento de cada bebé. Es preferible que el cuidado de la mascota se reparta entre todos los miembros de la familia. Cuando el bebé gatea conviene extremar las medidas higiénicas para evitar las infecciones.
Bebé recién nacido y mascota perro y gato

Una vez que el bebé ha llegado y tomamos la decisión de traer una mascota a casa, debes tener en cuenta algunos factores para no encontrarnos más tarde con situaciones imprevistas.

Es conveniente meditar qué tipo de animal podría adaptarse sin problemas al espacio del que disponemos en casa.

Si se trata de un perro, es importante la elección de la raza. No debes olvidarte de que, por muy chiquitín que sea un cachorro, al crecer podría sentir que un apartamento se le hace pequeño.

También hay que interesarse por los diferentes caracteres de los animales, ya que los hay más o menos dóciles, más o menos movidos, etcétera.

Por otro lado, hay que tener en cuenta las diferentes etapas de crecimiento del niño por lo que debes tomar la decisión según el interés que tengas en que el animal sea accesible al niño cuando gatea o cuando comienza a andar.

La disponibilidad de tiempo para acoger al animal debidamente, los cuidados médicos que pueda precisar y el presupuesto con el que contemos para su mantenimiento son otros factores que debes tener en cuenta ante una decisión de este tipo.

Sin duda, es bueno que todos los miembros de la familia participen en ella en la medida de lo posible, asumiendo cada uno de manera razonable las responsabilidades que se generen posteriormente.