El hurón es un animal pequeño, carnívoro, que suele pesar entre 1 y 2 kilos.Puede integrarse a la vida hogareña y se caracteriza por ser muy activo y porque su curiosidad  no tiene fin. Duerme muchas horas diarias y, por sus particularidades, necesita de cuidados y atención. A continuación veremos consejos sobre los cuidados básicos del hurón. Para quien desee uno en su casa, que tome nota.

Mascota no convencional

El hurón es un animal domesticado hace mucho tiempo por ser considerado de utilidad para el control de ciertas plagas. Actualmente, si bien está dentro de las mascotas exóticas, muchas personas lo eligen como compañía de casa.

Al educarlo desde joven, adopta hábitos hogareños y se convierte en un integrante más de la familia. Especialmente, porque es muy activo y necesita curiosear y jugar.

Justamente por ello, como cuidados básicos del hurón, es vital tomar las precauciones necesarias. No hay que perderlo de vista ni exponerlo a posibles accidentes del hogar. Es preciso controlar que los armarios, cajones o cajas no contengan elementos tóxicos a su alcance.

Cuáles son los cuidados básicos del hurón

Su habitáculo y limpieza

El animalito debe vivir en las mejores condiciones. Para ello, lo ideal es comprar una jaula amplia y en lo posible de fondo blando. Hay que tener en cuenta que su costumbre es excavar. Si el habitáculo contiene espacios separados para su actividad diurna y descanso, mejor aún.

Cuidar la higiene es especialmente importante, ya que es un animal que suele oler mal. Al menos una vez a la semana, limpiar y desinfectar su jaula con agua y detergente neutro.

Una buena estrategia para mantener la limpieza controlada, es educar al hurón a que haga sus deposiciones en un sitio específico con arena. Ello resulta posible con algo de paciencia.